jueves, 26 de noviembre de 2020

OBJETIVO PINTURA: Pequeños proyectos en gris(parte 2)


Hola a tod@s:

Aqui sigo, en mis horas de aburrimiento cojo miniaturas sin pintar, para saber ya por fin el tamaño de la odisea de tenerlo todo pintado. Estas miaturas son un poco secundarias.





Aqui tengo 10 minis como arbitres  de una marca alternativa que no se como pintarlos ni de que usarlos



Aqui hay como unos 32 marines antiguos, los de atras son de khorne y otros varios que no si aumentar los Amos de la Noche.



Aqui tengo 34 marines monopose que no se que hacer con ellos, la verdad es que los podria pintar de angeles oscuros o pintar varios capitulos para jugar a kill team.




3 marines ruidosos y un sargento/señor del Chaos de slanesh.




Figura de star wars de knight model de 72mm con obi-owan y anakin en muftafa en la pelicula la Venganza de los sith.

jueves, 19 de noviembre de 2020

1 PARTIDA CAMPAÑA FLASHPOINT

 Hola a todos:

La primera partida arranca en el sistema de Argovon este sistema tiene planetas con ricos minerales y es habitable por los humanos, el adeptus mechanicus tiene mucho interés en este sistema y los planetas están plagados de minas para extraerlo.

Una pequeña flota de Chaos ha aparecido en el sector y se están dedicando al saqueo y matanzas sin sentido, aprovechando el caos que hay con el levantamiento de un ejército necron, hay rumores de presencia de culto genesteiler ya que los cultistas adoradores del chaos tienen trifulcas con ellos por el control de la población y los centros de poder de algunas colmenas y núcleos de población. Además de un pequeño contingente de Lobos espaciales, pero sin identificar sus fuerzas, por ello el Comandante la flota del Chaos ha enviado a unos de sus señores bajo su mando y una pequeña escuadra apoyada por lago de fuego pesado de un obliterator y hordas de cultistas para identificar el tamaño y fuerzas de los lobos espaciales y los rumores de nuevas unidades que tantos problemas están dando en otros sectores.

Tras varios movimientos pequeños los cultistas adoradores del chaos han tomado una torre de comunicación y tienen acceso a ciertas transmisiones que se hacen desde el planeta a la nave de los Lobos Espaciales. Aunque la primera incursión ha sido un fracaso total, el comandante de la flota está contento ya que sabe más o menos  el contingente de los Lobos y solo ha sufrido pérdidas de cultistas además de dejar confiado al enemigo de su fácil victoria esta transmisión ha sido interceptado por el líder de los Lobos como escribiendo un diario de sus incursiones:


# # Sistema Argovon, Nexo Pariah # #

Una manada dirigida por el teniente Ulfric "Iceface"esenviada al sistema como avanzadilla de una fuerza mayor de lobos espaciales dirigida por Ragnag Blackmane.


En el planeta Argovon inician un rastreo de fuerzas hostiles en la antigua zona minera del planeta, lugar azotado por constantes temblores tectónicos y la apertura de fallas debido a la constante actividad en el subsuelo.

La patrulla detecta fuerzas hostiles de índole Herético que parecen haber iniciado una sublevación de mineros, ante el inminente asalto a posiciones vitales, la patrulla de Los Cachorros de Ragnar dirigida por el propio Ulfric toman cartas en el asunto y se disponen a la aniquilación de esa sublevación.

Ulfric y su unidad de Bladeguard se adelantan por un flanco para acabar con los marines heréticos mientras una unidad de Reivers se infiltra para tomar posiciones en el otro flanco, todos ellos cubiertos por dos unidades de Intercessors proporcionando fuego de cobertura.

Tras un asalto de lo que parece ser el líder de los marines heréticos, el cual es rechazado por la valentía de la unidad de Reivers , las unidades Caóticas empiezan a desmoronarse momento que Ulfric y sus Bladeguards aprovechan para lanzar un asalto final contra las posiciones del caos. Todo esto mientras las dos unidades de Intercessors luchan contra oleadas de mineros cultistas a los cuales dan fin tras un asalto.


Las unidades caóticas se retiran en desbandada, permitiendo que Ulfric y sus Cachorros consigan asegurar la zona. Ulfric sabe que esto no ha hecho nada más que empezar así que prepara la siguiente misión para acabar con el señor del caos en combate singular para poder lograr ascender y ser merecedor de una saga.


La cacería comienza.

El comandante 

 


CAMPAÑA FLASPOINT: ARGOVON SYSTEM

 Hola a todos:


Llevo sin escribir desde antes de que saliera novena, pero bueno aqui vuelvo para hablar del hobby. Esta vez muy a jugar la campaña de Flashpoint Argavon system.

Yo voy a jugar Marines de Chaos, de la Legion  Amos de la Noche .Vamos ha jugar modo narrativo por lo que hemos empezado con una lista de 50 puntos de poder. 






Señor del chaos(7PL)

-Propulsor de salto, cuchillas relampago, 

Sorceres(6PL)

-Propulsor de salto, baculo de fuerza y pistola bolter

cultistas del chaos x20(6 PL) 

-rifle atuomaticos

Marines del chaos x10(10PL) 

-sargento con hacha sierra y pistola plasma 

-2 rifles de plasma  

Marines del chaos  x5

-sargento con hacha sierra y pistola plasma 

-lanzamiles 

ELITE

Graterd Possesed (4PL)

ATAQUE RAPIDO

Warp Talons x5 (6PL) 

APOYO PESADO

Oblirerator(arrasador) (5PL) 

TRANPORTES ASIGNADOS

Rhino

-con todo lo posible.


lunes, 25 de mayo de 2020

Ultimo relato del despertar psiquico


Hola a tod@s

Con la ayuda de Paul_ Tekken  he traducido el Ultimo relato. 

Para cada final, un comienzo:



Por fin, se revela el arquitecto de los recientes problemas del Imperio ... o al menos uno de ellos. La extraña enfermedad que ha afectado a planetas y naves por igual es parte de un plan implementado por Illuminor Szeras de los Necrons ... pero él no está trabajando solo, y el gran esquema acaba de comenzar ... Prepárese para descubrir una terrible verdad en este relato final del despertar psíquico.


Illuminor Szeras se pone en cuclillas en el corazón de una cámara iluminada por pulsos llena de maquinaria antigua y compleja. Lanza su mirada sobre la información que se arremolina entre dos sensores de esferas esmeralda delante de él. Constituye análisis biomecánicos de los últimos especímenes de Szeras, derivados de la disección molecular y el análisis transpectral. Un segmento de su cerebelo androide absorbe la información con lo que sabe que es la velocidad del rayo en comparación con las habilidades cognitivas de las criaturas que está estudiando. Para Szeras, tal rapidez es normal. Él ha pensado así durante milenios, después de todo.

No del todo cierto, se reprende a sí mismo.

Sí, el Iluminador ha poseído durante mucho tiempo un intelecto imponente. Su conciencia aumentada tiene la capacidad de resolver problemas científicos complejos y sopesar acertijos filosóficos que han obsesionado a culturas planetarias enteras. Puede hacer todo esto mientras deja una potencia de procesamiento más que suficiente para que Szeras funcione, converse, experimente e incluso salga al campo de batalla sin romper el proceso mental.

Apenas a un paso de la divinidad, después de todo.

Sin embargo, gracias a los generosos regalos de su nuevo mecenas, combinados, por supuesto, con la brillantez científica de Szeras, sus pensamientos se mueven más rápido que nunca. El Illuminor flexiona sus extremidades de androide recién aumentadas y se estira hasta su altura completa y nueva. Sin los materiales únicos que le ha proporcionado su mecenas, Szeras habría luchado para progresar tan rapidamente con sus mejoras personales. El riesgo de comprometer su caparazón físico podría haber sido aceptable, pero el peligro para los elementos integrados de su programa de personalidad habría sido desmesurado. Szeras se conoce a sí mismo como la mente más brillante de toda su especie. Poner en peligro innecesariamente el activo intelectual más preciado de la raza Necron sería, por supuesto, inexcusable.

Sin embargo, ahora soy más, más grande, piensa mientras la información atraviesa su arquitectura mental recientemente renovada. Con tales aumentos, será más capaz que nunca para continuar sus estudios.

¡Seguramente, por fin, la comprensión de los secretos más profundos de la vida misma está al alcance de Szeras! Sin embargo, ese trabajo debe esperar. El Illuminor ha forjado un pacto con su nuevo patrón y debe mantener su parte del trato. En verdad, los objetivos del patrón no son tan diferentes a los de Szeras. Promover el trabajo de su aliado inevitablemente debe avanzar el suyo también.

Patrón.

Aliado.

Szeras sabe que hay otros términos de dirección para el ser con el que ha llegado a un acuerdo, términos que tal vez debería usar. Sin embargo, la arrogancia del Iluminador está arraigada en lo profundo de la arquitectura laberíntica de su programa de personalidad. No puede obligarse a hacerlo. La humildad es una noción tan ajena a Szeras como lo son los imperativos biológicos como dormir o comer, conceptos para los cuales no tiene uso ni capacidad. Sin embargo, Szeras también sabe que no desea retrasar los planes de su patrón, y mucho menos arriesgarse a fallarle.

Tengo una reputación que considerar, se dice el Iluminador, como si esa fuera la única razón para honrar su pacto.

Relegando sus últimos cálculos biomecánicos a particiones cerebrales terciarias, el Illuminor pone en movimiento sus extremidades. Su potente cuerpo de insecto lleva la mente brillante por una red gravitacional a una plataforma más alta. Aquí hay un nicho en forma de cúpula empotrado en la pared de la cámara. Las restricciones físicas del espacio son estrechas, pero los reguladores dimensionales ajustan su realidad espacial para acomodar los conjuntos computacionales en expansión y las lentes multidimensionales del observatorio plano de Szeras.

El Illuminor ahuyenta varias construcciones diligentes de Canoptek con un imperativo mental. Se instala antes de la apertura de enfoque dimensional primaria y se sintoniza con su flujo de información.

Los datos se superponen a las percepciones de Szeras poco a poco. Expande su conciencia gradualmente, proporcionándole un punto de vista espacial explotado. El proceso quemaría la mente incluso del espécimen biológico más avanzado. Incluso los Crypteks más talentosos de su propia raza se verían obligados a luchar con el alcance y la escala de lo que Szeras ve.

No es un simple Cryptek.

La misma noción!

El pensamiento cruje a través de un pequeño segmento ofendido de la conciencia del Iluminador. Sin embargo, incluso Szeras tiene poco poder computacional de sobra para esa retroalimentación impulsada por la personalidad, no mientras examina la apertura dimensional.


Sobre la arquitectura de la mente incalculablemente poderosa de Szeras hay una franja considerable de la galaxia. Él percibe no solo el plano material sobre el cual existe su pueblo, sino también el Infinito Energético que se encuentra más allá de él y al que están atados todos los seres biológicos sensibles. Szeras incluso observa las madejas de seda de la telaraña de los Antiguos, estiradas y hechas jirones como están. Él no ve detalles; ¡El Illuminor aún no es una verdadera deidad, después de todo! Aún así, recibe impresiones, matices, espectros sutiles y auroras de datos que revelan información valiosa. El Illuminor sospecha que cualquier otra raza sensible en la galaxia quemaría mundos por tal sabiduría.

Szeras ve la cascada empírica mientras se extiende por el corazón de la expansión galáctica. El modelado empírico-predictivo avanzado sugiere patrones de probabilidad que fluctúan constantemente, lo que plantea la posibilidad de que las tormentas de disformidad  puedan aumentar y disminuir. Szeras lee las fluctuaciones insinuando nuevos canales que se preparan para abrir, en rutas existentes que pueden cerrarse repentina y violentamente.

Todo esto es frustrantemente teórico, por supuesto. La inconstancia misma de Infinity Energistic es anatema para los análisis lógicamente fríos de los motores Necron. Para cada probabilidad hay una contraconclusión, un contramodelo que superpone las predicciones más probables con modulaciones fractales. La información está lejos de ser inútil, pero es profundamente inestable y, por lo tanto, para Szeras, no es confiable.

Las únicas constantes son las zonas de flujo empírico de expansión lenta y la radiación inmaterial que se extiende aún más hacia el exterior para impregnar la materia del espacio real. Una superposición infinitamente compleja de luces brillantes revela a Szeras que la mutación psíquica corre cada vez más desenfrenada a través de las formas biológicas maleables de muchas razas menores, la humanidad la más importante entre ellas.

Todavía se extienden desde eones perdidos en el polvo, piensa Szeras. Aún así, su negativa a aceptar la derrota nos pone en peligro a todos.

Tal como Orikan previó.

El iluminador está por encima de respuestas emocionales tan básicas como los celos o la amargura. Aún así, el simple pensamiento del Diviner es suficiente para interrumpir su equilibrio sináptico. La vista de la información en su mente se fractura. Se desenreda y se pierde.

Szeras retrocede, perturbado, aunque no puede decir si está solo, ante el pensamiento de Orikan o, de hecho, ante la situación galáctica más amplia. Tampoco importa; él ha aprendido lo que necesitaba de este último vistazo a través del observatorio plano. No hay alternativa a los esquemas de su patrón que Szeras puede ver, ni ningún factor imprevisto que esté fuera de los propios modelos de tolerancia del Illuminor.

Es hora de que atienda a la matriz contra-empírica.

Abajo, su cuerpo lo lleva, a través de cámaras y brillantes translocadores de partículas. Golpea ruidosamente a través de vivisectoras donde los especímenes gritan y se retuercen al alcance de los desensambladores moleculares. Emiten gemidos lastimosos a medida que sus pieles se desvanecen, sus extremidades y sistemas nerviosos se extienden cuidadosamente y meticulosamente muestreados por Canoptek cirurgicos. Aquí, una cabeza sigue viva, sostenida por un tiempo sin su cuerpo. Allí, una estructura esquelética se contrae cuando los nervios que la atraviesan se contraen con niveles imposibles de agonía. La mente dividida de Szeras toma notas mientras pasa temas de disección particularmente prometedores.

Forma orca ... adaptación prometedora de la musculatura ... viejo, tan viejo y familiar ...

Forma humana ... de nuevo, resistencia cerebral inexplicable a medidas contra-mutativas ... intrigante ...

Forma Hrud ... molesta entropía temporal en detrimento de las armaduras desensambladoras ... problemática ...

Finalmente, Szeras atraviesa una entrada dimensional y emerge al depósito estelar. Hace una pausa, permitiéndose un momento para disfrutar de la magnificencia de lo que ha forjado. El repositorio es esférico, por lo que una gran tumba podría atracar cómodamente. Su superficie interna está llena de complejas maquinarias, muchas de diseño propio de Szeras, que brillan con energía y ondulan con glifos esmeralda. Las figuras se mueven entre ellas. Los criptecos encorvados y las construcciones a la deriva de Canoptek pisan lo que son, desde la perspectiva de Szeras, las paredes, el techo y el piso del inmenso espacio gracias a sus competidores gravíticos centrípetos. Entre todos, colgando en el corazón de la cámara y manteniendo una alineación plana constante sin importar dónde se encuentre alrededor del borde del repositorio, hay un magnífico mapa de la matriz contra-empírica.

En su centro cuelga la esfera resplandeciente de la esfera de confluencia, su brillo filtrado por la jaula de metal viviente que ha crecido hasta abarcarla. Irradiando de la esfera como los brazos de algún depredador oceánico primitivo hay madejas de energía que se entrelazan a través de múltiples dimensiones. Cada uno envuelve orbes de fuego más pequeños, pero aún brillantes, y las esferas que orbitan a su alrededor. Las madejas de energía ondulan y fluyen. Crecen como seres vivos, formando una red entrelazada que se conecta a través de enlaces no euclidianos y atrapa docenas de nodos menores.

Este es un mapa formado a partir de partículas especulares enredadas en un nivel cuántico con sus megaestructuras equivalentes en el espacio real. En pocas palabras, es una versión masivamente miniaturizada de la matriz contra-empírica de su patrón que cambia y reacciona en tiempo real para reflejar lo que ocurre en toda esta región del espacio.

A medida que la matriz se expande a través de sus pilones nodales, el mapa se expande para mostrar esto.


A medida que los mundos y los sistemas caen bajo la influencia envolvente de la matriz, los datos capturados fluyen en forma de glifo a través de las pantallas de sensores del repositorio y hacia sus matrices de retención.

Szeras se separa de su admiración por la grandeza del repositorio. Una delegación de figuras se acerca en una plataforma de observación. Él observa varios Crypteks mayores: la forma a la deriva de Amnothek el Disolutor, envuelto en madejas diáfanas de energía plasmática; Kothotar de los Ojos sin fin, sobre una alfombra chirriante de escarabajos Canoptek; Hasmathep la Velada, cuyos zarcillos de mercurio la rodean en constante movimiento; a la cabeza, agriando el humor del Iluminador por su mera presencia, Athmandyus the Infinite Doorway. El antiguo bastón de Technomandrite golpea el suelo con cada paso. Su obstinado rostro de metal irradia un poder y un propósito contundentes, mientras que su tríada de lentes oculares arde con fuego de amatista.


"El Illuminor nos honra con una rara visita", dice Athmandyus, la amplitud de su vocalización de onda plana comunica un desagrado apenas velado.

Szeras, que domina estos tecno-taumaturgos menores, no tiene interés en ser cebado. Que Athmandyus se involucre en intercambios de insultos y posturas demasiado orgánicos es solo una de las muchas razones por las que a Szeras no le gusta el antiguo Necron. Descartando el comentario de Technomandrite como superfluo, se dirige a los otros tres Crypteks del cónclave.

"Ilumina el propósito de tu enfoque".

Hasmathep la Velada ofrece una ráfaga de información sin pulso sincronizada.

Confirmación visual de su presencia - consulta sobre los deseos del cliente - informe informativo complementario - gesto de respeto apropiado.

Szeras duda mucho de que Athmandyus the Infinite Doorway intente cualquier respeto al molestarlo en persona . Sus sospechas son confirmadas por la próxima vocalización de Cryptek.

‘Fuerzas el progreso a un ritmo excesivo, Illuminor. La disonancia empírica provocada por la manifestación de la cadena en cascada a través del Infinito Energístico se está reduciendo. La rápida expansión de nuestra matriz contra-empírica conduce a grados cada vez mayores de interrupción entre las razas menores a lo largo de sus fronteras. Este esfuerzo debería haber sido tan gradual como para ser imperceptible para las alimañas de corta duración. En cambio, eliges apresurarte, y al hacerlo seguramente los alertarás de nuestros esfuerzos ".

Siempre cauteloso, siempre conservador, piensa Szeras, mirando al Technomandrite con el cráneo y preguntándose si su mente produciría algo útil bajo vivisección. El iluminador siente que es dudoso. Nuevamente, ignora las palabras de Athmandyus.

"Mostrar estratos informativos secundarios", comandos de Szeras. Podía sacar la información a su antojo, y ellos lo saben. Aún así, Kothotar se apresura a acceder a un nodo terminal cercano e ingresa la secuencia de glifos que proporcionará a Szeras la información que solicita.

Ante ellos, el mapa brilla como se manifiestan madejas multifacéticas de detalles adicionales. El Illuminor ve designadores para las razas menores de esta región, diferenciadas por especies y subcategorías. Los que están más allá del límite intersectosférico de la matriz pulsan con vitalidad. Otros, recientemente subsumidos y todavía apenas dentro de sus márgenes, tartamudean y brillan más débilmente. Los glifos que designan especies sensibles hacia el corazón de la matriz son fríos y grises, y aparecen como grabados de piedra que cuelgan inertes dentro del tejido del mapa.


Otros glifos, un gran número de ellos, abundan en el mapa. Enjambran en el vacío y se reúnen alrededor de los principales mundos. Estos glifos tienen los diseños heráldicos y la coloración de numerosas dinastías necronas; algunos son menores, algunos muy poderosos, pero todos, Szeras sabe, han aceptado el dominio de su patrón.

Todos hacen la voluntad de ese ser.

Enrollando alrededor de los bordes del mapa desde infolooms y actualizadores analíticos cristalinos vienen corrientes secundarias de glifos de datos esotéricos.

La actividad empírica cae dentro de los parámetros predichos, piensa Szeras, estudiando la información con un sentido de satisfacción. La pérdida de energía es enorme, pero nuestras capacidades siguen siendo infinitamente más altas. La construcción de nuevas puertas de dolmen avanza a buen ritmo, también ...

En voz alta dice: ‘Estoy satisfecho. Nuestro patrón estará encantado. Iré ahora y haré mi informe a– ’

Las palabras de Szeras se cortaron a mitad del flujo cuando los glifos ambarinos se arremolinan en espiral alrededor de un borde de la pantalla del mapa. En el mismo instante, un imperativo de alerta recorre su cerebro como una campana.

El iluminador no hace valer su autoridad esta vez; Con una eficiencia rápida, manipula el mapa que ha creado, separa los segmentos y dibuja el cuadrante desde el cual los glifos de alerta están pulsando.

Ahí, piensa. Algo nuevo.

Efectivamente, se puede observar una nueva colección de glifos entre la confusión de los significantes de la vida y los posibles mundos nodales más allá del límite. La lente del ojo único de Szeras se mueve rápidamente de un lado a otro. Él rastrea firmas empíricas florecientes que anuncian más glifos que se unen al enjambre de reunión.

"De forma humana, prodigiosa disposición militarista", dice en voz alta.

El bastón de Athmandyus se rompe con fuerza contra el piso de la plaraforma de observación.

"Así me vuelvo profético, uno cuya mirada atraviesa el velo de la causalidad", dice, citando una de las alardes más famosas de Orikan el Adivino. Debe saber que esto irritará a Szeras. ‘Ojalá mis palabras no fueran tan inmediatas y fortuitamente probadas correctas. Entonces, ¿cómo reaccionará nuestro Patrón ante este desafortunado desarrollo?

Por fin, Szeras se digna a mirar al viejo Technomandrite y enredarse en una comunión catastrófica. La postura de Athmandyus se pone rígida y sus hombros se encorvan. El fuego en sus ojos se desvanece, se vuelve cauteloso. En este momento, Szeras le permite a Athmandyus experimentar sus propias reacciones; el Illuminor comparte su emoción, su anticipación y su sensación de triunfo creciente, y las sensaciones intimidan al Technomandrite porque no son lo que él espera.

"Continúe con el curso proyectado", vocaliza Szeras. ‘Sepa que esto es precisamente lo que pretendemos tanto yo como el patrón. Ahora comenzará la siguiente fase de prueba para la matriz contra-empírica ".

Con eso, Szeras le da la espalda a sus inferiores y se dirige hacia una puerta de translocación cercana. Tiene mucho que atender antes de que los intrusos imperiales crucen el límite intersectosférico. Él desea estar en posición de observar los efectos de su matriz sin interrupciones cuando lo hacen.

Esto es solo el comienzo, piensa.


Un saludo a tod@s.

lunes, 18 de mayo de 2020

NUEVO RELATO DEL PSYCHIC AWEAKING: GONE DARK

Hola a tod@s:

Ya esta aqui nuestra traducion del los relatos de este arco argumental "nuevo" con la colaboracion de @paul_takken.

Despertar psíquico: Oscuro

Se ha encontrado una nave imperial, silenciosa y oscura, sin signos de daño. Un escuadrón de Astra Militarum se aventura dentro para descubrir qué tragedia le sucedió a la tripulación ... pero lo que encuentran en las profundidades del barco es un horror más allá de sus más oscuras pesadillas.


La luz debajo del cañón de la pistola láser de Gerrikan Orzan atravesó la oscuridad total del corredor delante de él. Las partículas de polvo a la deriva bailaban perezosamente a través de la fría luz cuando el sargento le indicó a su escuadrón que lo siguiera por el angosto pasillo octogonal que llevaba a las entrañas del Advent Imperatus.

La nave estaba completamente oscura: ni siquiera las luces de emergencia iluminaban ninguno de los pasillos y cámaras que habían pasado hasta ahora. Las botas de los cinco soldados altamente entrenados sonaron en los suelos chapados en acero. Aparte de eso, todo permaneció inquietantemente tranquilo.


"Esto es como un barco fantasma", dijo el guardia Miika al resto del escuadrón. ‘¿Viste el casco al entrar? Ni un solo rasguño en ella. Sin daño de batalla. Nada.'

"Lo sé", estuvo de acuerdo Tsararel. ‘¿Y cómo una sola fragata quedó varada tan lejos aquí? ¿Qué pasó con el resto de la flota?

"Sé lo que te sucederá si no comienzas a mantener la disciplina de comunicacion pronto", ladró el sargento Gerrikan.


Los cinco guardias continuaron en silencio, más adentro de la nave y más lejos de la seguridad de su nave de regreso en la bahía del hangar. Sin embargo, es extraño, pensó Gerrikan para sí mismo. La nave solitaria de la clase Tempestad acababa de aparecer, flotando a través de las estrellas, oscura e inerte. Las autoridades imperiales habían intentado llamar a la fragata, pero fue en vano. Finalmente, el escuadrón de Gerrikan había sido enviado para investigar de dónde había venido tan repentinamente el Advent Imperatus. No habían encontrado resistencia cuando su nave entró en la bahía del hangar.


Al llegar, descubrieron que la generación del barco todavía estaba activa, alimentando los protocolos de emergencia que mantenían el flujo de aire reciclado y un campo de gravedad estable, pero eso fue todo. Hasta ahora, no habían encontrado ninguna señal de la tripulación.


Después de un rato llegaron a un cruce. Un pasaje conducía hacia el puente mientras que el otro se adentraba en las entrañas de la fragata, donde estarían los compartimentos de la tripulación y las estaciones de medicas.


"Tsararel, Izzren, revisa las cubiertas inferiores", ordenó Gerrikan. ‘Miika, Holt, conmigo. Veremos si hay alguien en el puente. Mantengan los espíritus de sus armas vigilantes.

"Vamos, Izz", dijo Tsararel, empuñando su pistola de plasma mientras avanzaba por el pasillo izquierdo. Mientras Izzren lo seguía, Gerrikan se sorprendió cuidando de ella más de lo que pretendía. Su hermana menor se había unido a los 105 Wardrakes de Falkenberg no hace mucho tiempo, y el orgullo que sentía todavía estaba fresco. Ella había luchado obstinadamente a través del duro diezmo de reclutamiento y el brutal entrenamiento del regimiento en la siguiente etapa
alcanzando al propio Gerrikan, determinó que debía unirse a la misma captación de diezmos, y por lo tanto al mismo regimiento, que él.


Izzren no había hecho esto por alguna necesidad fuera de lugar de su compañía o protección. Más bien, ella siempre había estado decidida a no dejar que Gerrikan la superara en nada. Efectivamente, ella era una soldado excepcional. Pero el sargento no podía dejar de lado el hecho de que él era su superior ahora. No podía tratarla de manera diferente a ningún otro de sus guerreros.

"¿Vienes, sargento?", Preguntó Miika.


"¿Se sienta el emperador en un trono de oro?", Respondió Gerrikan. "Muévete al puente".



El puente del Advent Imperatus parecía tan oscuro y sin vida como el resto del barco.

"Por el ojo del emperador, no entiendo esto", murmuró Gerrikan. Spread Vamos a extendernos, patrón Vigilantus. Miika, tomas el flanco derecho, Holt, te quedas ".

Los otros dos guardias reconocieron su orden con breves clics de voz y levantaron sus pistolas láser. Miika merodeó hacia el extremo derecho del puente. Su luz bailó sobre pantallas oscuras y estaciones de servicio.


"¿Ves eso?", Expresó. Servidores caídos colgaban de sus soportes, todavía conectados a santuarios de datos tácticos y estaciones de cogitador. Parecían desnutridos y muertos, pero no había una causa obvia.


"Mantenga la posición, Miika" Gerrikan expresó. "Holt, investiga el otro flanco".

Tan pronto como su voz cesó, Holt se fue a la izquierda. Su luz giraba a través de la oscuridad mientras se dirigía al siguiente punto de vista. La luz de repente se elevó hacia arriba cuando ella cayó.

"¡Holt, contesta!", Llamó Gerrikan.



"Estoy bien", respondió ella, respirando con dificultad. ‘Yo ... me tropecé con alguien. Está muerto, como los servidores ".


Gerrikan avanzó a la posición de Holt, con el corazón golpeando contra sus costillas.

¿Qué está pasando aquí en nombre del Emperador?.


"Parece que simplemente se acostó y nunca se levantó", comentó Holt cuando llegó. Ella tenía razón; el hombre yacía allí, derrumbado como una muñeca de trapo olvidada.


Gerrikan asintió y avanzó sigilosamente en silencio para revisar el resto del puente. Estuvo atento a su entorno, pero no había signos de vida, solo más miembros muertos de la tripulación. Todos los cadáveres parecían desnutridos y demacrados, como si simplemente hubieran caído en coma o murieran de hambre, hundidos en sus estaciones. "No hay signos de vida", expresó cuando llegó al trono de mando en el centro del puente. Frunció el ceño mientras miraba al comandante fallecido de
la nave. Los ojos del capitán estaban completamente abiertos, vidriosos, mirando al techo. Gerrikan se estremeció. ‘Atención, Wardrakes. Aquí no hay nadie más que los muertos. Que el emperador proteja sus almas ".

"Debe haber una razón para todo esto, señor", respondió Holt. "Las personas no simplemente se caen y mueren ..."

Gerrikan asintió con la cabeza. 'Estoy de acuerdo. Miika, despierta el extractor de datos y conéctalo. Veamos si podemos poner en funcionamiento algunos de los bancos cogitadores. Tal vez puedan escupir cualquier cosa sobre lo que ha sucedido aquí. Mientras tanto, esperemos que Tsararel e Izzren tengan más suerte ".


La puerta chapada emitio un suave siseo al abrirse cuando Izzren golpeo la runa de activación. "Está bien", murmuró. "Deberíamos encontrar la estación de medicas allí abajo". Y tal vez algunas respuestas, pensó.

Tsararel asintió con la cabeza. ‘Barrido rápido de las cámaras exteriores y luego avanzar a los compartimientos de la tripulación. Cuanto antes terminemos aquí, mejor. No me gusta este lugar en absoluto ".

Izzren asintió con la cabeza. "Tomarás el punto", decidió. "Preferiría tener tu pistola de plasma entre mí y ... lo que sea que encontremos allí".

Tsararel se encogió de hombros y levantó su arma, moviendo su runa de activación. La bobina de plasma iluminaba sus alrededores con una suave luz azul y zumbaba suavemente. El especialista en armas del escuadrón dio un paso hacia la puerta.

Aqui Tsararel Crestlan de los 105 Wardrakes de Falkenberg ", gritó en la oscuridad, su voz aumentada por el equipo de voz interno de su casco. '¿Puede alguien escucharme?'


El silencio solo pareció hacerse más fuerte. Izzren casi podía sentirlo brotar sobre ella desde la oscuridad como un viento frío.

Tsararel la miró de nuevo. El brillo rojo de su implante biónico ocular se mezcló con el brillo azul de su arma de plasma.

"Vamos", dijo, y avanzó hacia la siguiente cámara. Izzren lo siguió y dejó que su luz deambulara por el pasillo que se abría detrás de la puerta.

"Creo que encontramos a la tripulación ..." Tsararel respiró mientras observaba la escena delante de ellos.


La piel de Izzren se erizó cuando la luz de linterna recorrió la estación medica, rozando hileras tras hileras de figuras inactivas en las camillas. Estaban enganchados a parpadeantes santuarios de soporte vital. Varias camillas se volcaron. La gente estaba atada a algunos de ellos, vivos, pero completamente inertes. Otros habían rodado de sus camas enfermas, arrancando los cables de soporte vital en proceso. Parecían haberse muerto de hambre donde yacían. Esparcidos entre ellos estaban los propios medicos, tan demacrados y desnutridos como sus pacientes. Una fina capa de líquido nutricional derramado cubría el piso y goteaba de los sistemas de soporte vital solo medio
enganchado a las personas que ya no los necesitarían.

"Parece que ... algo los hizo caer en una especie de coma, uno tras otro", susurró Izzren.

"Deben haberlo sabido", dijo Tsararel, señalando con la cabeza a un experto medico muerto en el piso. ‘Intentaron salvar la mayor cantidad posible antes de que se los llevara también. Cualquiera que no esté conectado al soporte vital simplemente murio de hambre ".

"¿Pero por qué?", Se preguntó Izzren, aún tratando de procesar la escena macabra frente a ella. '¿Que pasó?'

"Solo el Emperador lo sabe", respondió Tsararel. Izzren notó que su agarre alrededor de la pistola de plasma se había apretado. "Es mejor que el sargento sepa lo que encontramos".

Izzren asintió y abrió una conexión de voz. "Izzren a Gerrikan". Un breve clic indicó que su hermano estaba escuchando.


"Hemos encontrado una estación medica improvisada en las cubiertas de la tripulación", continuó. ‘Múltiples muertos, otra tripulación enganchada al soporte vital, pero están inactivos. Todos los que no están conectados al soporte vital están muertos ".

"... sugiere ... despierta ..." la voz de Gerrikan sonó cortada.

Izzren tocó el cordón de voz de su casco. ‘Gerrikan? ¡Sargento!'

"... repite ... despierta ..."

"Maldita cosa", maldijo. "Algo está bloqueando la señal de voz aquí abajo, Tsararel".

Tsararel asintió con la cabeza. "¿Crees que deberíamos intentar despertar a uno de ellos para interrogarlo?"

"Supongo", respondió Izzren y se acercó a la camilla más cercana. Con cuidado evitó pisar un servidor medico en descomposición al lado y miró la estación de control parpadeante del sistema de soporte vital en el que estaba enganchado el hombre. "Patrón de Medela, tipo cuatro ..." murmuró. Izzren introdujo una serie de códigos estándar imperiales en el panel de control y entonó las pocas oraciones generales que conocía por despertar espíritus de máquinas.


"Esto debería traerlo de vuelta al servicio del Emperador".


Un zumbido suave vino del sistema de soporte vital mientras bombeaba drogas al paciente inactivo. Izzren dio un paso atrás, levantó su pistola láser y apuntó al hombre comatoso. Una mirada de reojo le dijo que Tsararel también tenía su arma apuntada a él. Pasaron unos momentos, pero el hombre simplemente permaneció allí, tan inmóvil e inerte como la nave misma.

Izzren respiró hondo y se acercó a él, casi a regañadientes. Muy lentamente, ella se inclinó. Finalmente, ella pudo escuchar su aliento venir en un ritmo lento y plano. Su pecho apenas se movía, pero definitivamente estaba vivo. Simplemente no parecía estar realmente allí.

Izzren estaba a punto de decir algo, pero las palabras quedaron atrapadas en su garganta cuando Tsararel gimió detrás de ella.

Se dio la vuelta, con instintos de combate mientras apuntaba su arma láser. Terrorificas garras plateadas sobresalían del estómago de su camarada. Antes de que Izzren pudiera reaccionar más, Tsararel fue violentamente levantado y arrojado a través de la habitación, chocando contra una hilera de camillas.

Esa no era la razón por la que ella comenzó a gritar. Izzren apretó el gatillo de su pistola láser, apuntándola hacia el asesino de Tsararel cuando en un movimiento repentino corrió hacia ella.


‘Izzren? Izzren! Repito, ¡no intentes despertar a nadie ahí abajo! ", Gritó Gerrikan en su voz, aunque sabía que la conexión se había interrumpido.

"El ojo del emperador", maldijo, volviendo a mirar el parpadeante y vacilante monitor de los sistemas cogitadores. Sintió un nudo grueso apretarse en su garganta. ‘Empaca todo junto, Miika. Tenemos toda la información que necesitamos. Reunámonos con Izzren y Tsararel, luego evacuaremos ".

Miika asintió y comenzó a enrollar los cables del extractor de datos con movimientos prácticos. Gerrikan se alegró de no tener que mirar más las imágenes que habían extraído de los bancos cogitadores. Las autoridades imperiales tenían que saber lo antes posible.

"Extractor es apaciguado e inactivo, sargento", dijo Miika .

'Admitido. Moveos, Wardrakes. Busquemos a nuestros camaradas ".

Holt vaciló. "Espera un segundo", dijo. "El auspex está recogiendo algo".

Ni siquiera había terminado su oración cuando Gerrikan sintió una sensación repentina de hormigueo en el estómago, como si estuviera cayendo en un profundo abismo. El aire a su alrededor chisporroteó.

'¡Moverse! ¡Ahora! ", Gritó el sargento, corriendo.


Tres deslumbrantes destellos verdes de energía estallaron en el aire y criaturas de pesadilla salieron de ellos. Tenían forma humanoide, pero sus cuerpos estaban hechos de una aleación de metal de color bronce. Mientras Gerrikan miraba horrorizado, una de las cosas se volvió hacia él, su único ojo brillaba sin simpatía mientras levantaba un arma brillante fantasmal y disparaba.

Gerrikan patinó bajo el estallido de energía mortal y maldijo cuando las chispas de una consola dañada detrás de él llovieron sobre él. Holt no tuvo tanta suerte. Una de las criaturas de metal le disparó en la cabeza y se derrumbó, muerta antes de tocar el suelo.

Miika logró soltar una salva de fuego láser en la espalda del asesino de Holt. Una hilera de cráteres fundidos apareció en el caparazón de la cosa encorvada, pero el metal comenzó a moverse y volvió a fluir. Solo unos segundos después, parecía que Miika nunca había disparado a la criatura. La cosa se volvió hacia el guardia increíblemente rápido, devolviendo metódicamente el fuego. Golpeó infaliblemente la cabeza de Miika. Cayó silenciosamente contra una consola de navegación y se
quedó quieto.


Gerrikan maldijo y desenvainó su espada de energia. Las tres figuras de metal lo ignoraron por el momento y acecharon hacia el cuerpo de Miika. Quieren el extractor de datos, se dio cuenta Gerrikan. Tenía que actuar rápido.

"¡Por el emperador!", Gritó, y corrió hacia la criatura más cercana. Los guerreros de metal se volvieron para mirarlo, y dos disparos abrasaron el aire sobre su cabeza mientras se dejaba caer. Su impulso lo llevó hacia adelante y su espada de energia atravesó las espinillas de una de las monstruosidades de metal. Cuando la cosa colapsó, Gerrikan corrió hacia Miika y agarró el extractor de datos. Luego estaba en la puerta del puente, saltando de cabeza a través de su marco mientras más rayos de energía perforaban las paredes circundantes. Gerrikan respondió, arrojando una granada de fragmentación detrás de él.

"Eso debería mantener ocupadas esas malditas cosas", murmuró para sí mismo.

Mientras corría por el oscuro corredor, sus pensamientos se dirigieron a su hermana. Quería ir a buscarla, quería escapar con ella, pero conocía su deber. Apretó el extractor de datos con más fuerza. El deber siempre fue primero.

No podía tratarla de manera diferente.

Tenía que llegar a la nave, tenía que salir de esta nave e informar lo que había visto.


La luz de su linterna saltó por el corredor negro inestable. Gerrikan jadeó fuertemente mientras seguía adelante. Su corazón martilleaba en su pecho y esperaba que su vida fuera apagada por un disparo en la parte posterior de su cabeza en cualquier momento. Pero el disparo nunca llegó, y finalmente llegó al hangar de Advent Imperatus.


"¡Pongan en marcha los motores!", Expresó Gerrikan mientras corría hacia la nave que esperaba.

La escotilla del compartimento de la tripulación de la nave se abrió y una silueta encorvada salió, irreconocible en la oscuridad del hangar.

'¿Qué estás haciendo? ¡Ponga en marcha los motores! ", Repitió Gerrikan, acercándose rápidamente.

"Gerrikan, me alegra que lo hayas hecho", respondió su hermana. Gerrikan se detuvo en seco y su corazón pareció dar un vuelco.

"¿Izzren?", Susurró. Ella lo hizo después de todo! Ella realmente sobrevivió! Ellos escaparían de esta pesadilla juntos.

"Sí, hermano", dijo la figura y se acercó. Cuando salió a la luz de la luz de Gerrikan, el sargento sintió que su fuerza se agotaba de su cuerpo, y se dejó caer de rodillas.

"No ... Izzren, no".


La piel de su hermana estaba envuelta alrededor del marco de metal de la cosa que rondaba hacia él. Debajo de los agujeros vacíos donde una vez estuvieron sus ojos azules, unos lentes verdes
insensibles lo observaron, observando cada reacción con fría intención. Con cada paso, la sangre goteaba de la aparición de pesadilla.

"Hermano", repitió el monstruo, modulando la voz de su hermana a la perfección.


Gerrikan cerró los ojos y dio la bienvenida a su abrazo.

Un saludo a todos y espero que lo hayais disfrutado.

lunes, 11 de mayo de 2020

NUEVO RELATO, PSY AWAKENING: PUERTO DE TORMENTA


Hola a todos: 

Aqui el siguiente relato traducido por Paul_takken. 

Despertar psíquico: Puerto en la tormenta


En el mundo de Mesmoch, las fuerzas imperiales luchan por contener la jungla invasora, pero ha llegado una nueva amenaza que llama su atención. Naves llenas de misteriosos refugiados aterrizan, lo que conlleva el peligro de que los Arbitres del planeta no puedan mantenerse a raya.

Acurrucados en los estrechos confines de su transporte represor, Sirius y el resto de su escuadrón Adeptus Arbites revisaron su equipo mientras el vehículo avanzaba por las calles de la ciudad.

El arbitres sostuvo un puntal de refuerzo mientras gritaba para ser escuchado por encima del ruido del motor. ‘Por lo que nos han dicho, aterrizaron en uno de los sectores industriales. Los elementos planetarios locales están en camino para establecer un perímetro, pero todos ustedes saben cómo va eso ".

"¿No suponen que alguien tuvo la brillante idea de derribar la cosa antes de que tocara tierra en primer lugar?", Preguntó Yhern, uno de los otros ejecutores, mientras apretaba las correas de su armadura de caparazón.

Sirius sonrió con ironía. ‘Nuestro estimado gobernador planetario probablemente estaba demasiado ocupado retorciéndose las manos para tomar una decisión antes de que fuera demasiado tarde. Aquí estamos.'

"Maravilloso", uno de los otros gruñó burlonamente.

"Sí, bueno", continuó Sirius, "todos se ven animados, porque necesitamos mantener esto contenido".

Mientras despejaban la escotilla de embarque, Sirius y su escuadrón observaron la escena presentada ante ellos. El módulo de aterrizaje de los refugiados había descendido entre un páramo industrial parcialmente despejado donde la jungla de Mesmoch en todo el planeta ya había comenzado a reafirmarse. La despeinada carga humana del barco ya había comenzado a dispersarse, alejándose del casco de la nave de desembarco.

Un segundo Represor se detuvo junto a ellos, el equipo de su contraparte, Lere, desembarcó del vehículo en cuestión de segundos.

El otro líder del escuadrón se acercó, sus movimientos eran rápidos y firmes mientras hablaba. ‘Esa es mucha gente. Tendremos que manejar esta situación antes de que se vuelva completamente incontrolable ".

Sirius se volvió y miró a sus dos equipos, que ya habían comenzado a desplegarse. "¿Por qué molestarse en enviar los números que necesita cuando puede arrojar los Arbites, eh?"

"Esa es la verdad del Emperador". El Arbitres le dio una palmada en el brazo. ‘Aparentemente, algunos de los otros equipos se han encontrado con actividades de culto bastante serias a bordo de algunas de estas cosas. Mantén tus ojos abiertos.'

"Es bueno saberlo", respondió Sirius, el Arbitres hizo una mueca a medida que más y más personas salían al espacio abierto. Muchos tuvieron que ser apoyados por sus compañeros, con ojos vidriosos y conmocionados mientras sus compañeros luchaba por soportar su peso. Pero, mirando a lo largo de sus líneas, Sirius no podía ver ningún signo visible de combate entre ellos.


"¡Arma!", Salió la advertencia, seguida inmediatamente por el informe en auge de un disparo de escopeta.

A su alrededor, el resto del escuadrón de Sirius reaccionó instantáneamente, levantando sus armas, entrenando sus mazas aturdidoras en el resto de la multitud. El Arbitres apretó con fuerza su propia pistola en su hombro, sus ojos recorrieron las caras aterrorizadas de la población frente a él, buscando signos reveladores de podredumbre moral o herejía naciente.

No pasó mucho tiempo para que comenzaran los lamentos y los gritos. Por el rabillo del ojo pudo ver la forma arrugada del hombre que había recibido un disparo, un rifle corto que yacía junto a su cadáver. La mafia ya se estaba moviendo, amontonándose alrededor del desventurado cuerpo del tonto, oleadas de ira e indignación se extendían por la masa reunida. Los niños lloraron, hombres y mujeres gritaron, una mezcla palpable de miedo y desesperación surgió de ellos cuando el estrés y las frustraciones del terrible vuelo de los últimos meses se desbordaron. Se alzarón voces en oraciones estridentes por la liberación.

Y luego, mientras continuaba escaneando la multitud frente a él, Sirius vio lo que estaba buscando. Entre las masas en pánico se destacaba una cara de desafío puro y desenfrenado; Los músculos del cuello del hombre estaban tensos y palpitaban visiblemente cuando sus jóvenes ojos oscuros se clavaron en el cadáver. De repente, los proyectiles improvisados ​​comenzaron a golpear la línea de Adeptus Arbites mientras los refugiados agarraban todo lo que no estaba clavado para lanzar.

Sirius se quitó las rocas y los escombros que golpeaban fuertemente contra su armadura y dio un paso hacia la tierra de nadie entre los dos grupos, nivelando su arma ante el descontento que tenía delante. '¡Usted!'

Los ojos del hombre se alzaron instantáneamente, una locura en sus movimientos.

"¡Tírense al suelo en nombre del Emperador!", Gritó el Arbitres.

Uno de sus compañeros ejecutores se movió a su lado, usando el escudo antidisturbios que llevaba para cubrirlos, y Sirius sintió una palmadita en el otro hombro cuando alguien más se movió al otro lado. El momento pareció eternizarse, los dos hombres mirándose el uno al otro en medio del caos circundante.

"No lo hagas", murmuró en voz baja, sabiendo muy bien lo que estaba a punto de suceder.

Como si fuera una señal, el joven frente a él abrió su largo chaleco, revelando una pistola automática que colgaba, mientras alcanzaba el arma. Sirius apretó el gatillo, sintiendo el satisfactorio golpe del arma en sus manos. Su segundo disparo explotó la pelvis del otro hombre, arrojándolo con sangre a sus pies. Sirius se obligó a salir de su visión del túnel, tratando de recuperar cierto grado de conciencia situacional.

Una roca del tamaño de un puño se estrelló contra el casco de su camarada, haciendo tambalear al hombre y haciendo temblar el agarre del ejecutor sobre su escudo. Sirius logró pasar una mano alrededor de la placa posterior del hombre herido antes de caer, tirando de él nuevamente a su posición. Mientras Sirius revisaba su línea de un lado a otro, finalmente pudo ver todo el caos de la escena, sus escuadrones lentamente fueron empujados hacia atrás por el peso de los misiles lanzados en su dirección.

"¡Esto se está yendo de las manos!", Gritó Yhern desde atrás.

Luego, una serie de zumbidos pasaron volando por su cabeza, su proximidad envió un escalofrío por la columna de Sirius. ¡Esas habían sido rondas automáticas!

"¿De dónde vino eso?", Gritó desesperadamente.

"Los veo ..." Yhern respondió.

Otra serie de rocas, seguidas de más zumbidos, aunque esta vez menos precisos. Entonces un peso pesado se estrelló contra Sirius desde atrás. Se giró para comprobar detrás de él. De rodillas, Yhern trató desesperadamente de mantenerse en pie, apoyado en una mano. El otro colgaba sin fuerzas, una oscuridad que se filtraba de las placas blindadas que cubrían ese lado de su pecho. Su compañero arbitres intentó decir algo, pero todo lo que salió de su boca fue un crujido y un silbido.

Sirius apretó la correa de su escopeta, apretándola con fuerza contra su cuerpo, y golpeó al hombre portador del escudo en el hombro , gritando para ser escuchado sobre la multitud que gritaba. '¡Ayuadame!'

Aturdido, el hombre miró al Arbitrres caído (Sirius estaba casi seguro de que el ejecutor había sufrido una conmoción cerebral por el impacto anterior) y los dos levantaron a Yhern, uno a cada lado de él mientras lo arrastraban apresuradamente de vuelta a la forma inactiva de su Represor

"Necesitamos retroceder y reagruparnos", llamó el Arbitres a los demás mientras cargaban apresuradamente a Yhern en la parte trasera del transporte.


Los medicamentos del equipo trabajaron rápidamente en el cuerpo de Yhern, quitando la armadura del hombre en un intento de llegar a la herida de bala mientras su pequeño convoy corría por varios callejones laterales pequeños. Incluso aquí, la flora voraz del mundo fronterizo estaba luchando para regresar al distrito de manufactorum, con vides trepadoras y retoños retorcidos y de aspecto enfermizo que se habían sembrado a lo largo del borde de la carretera.

"Recibimos más informes de aterrizajes no autorizados", gritó el conductor del vehículo por encima del hombro al grupo reunido. "Hay zonas de conflicto que emergen desde los barrios marginales hasta la Plaza de los Penitentes".

"Emperador, ¿cómo es eso posible?", Gritó alguien. El conductor se desvió repentinamente para evitar una estatua de Saint Chet derribada y destrozada antes de continuar. "Parece que nuestros procedimientos de cuarentena no fueron tan estrictos como se pensaba originalmente".

El orador se volvió hacia Sirius. "¿Crees que está relacionado con esos informes de aquelarres mutantes de los que hemos estado escuchando?"

"¿Cómo lo sabría en nombre del Emperador?", Respondió el Arbitres, volviéndose hacia el conductor. "Intenta llegar a la fortaleza del distrito, necesitamos saber qué estamos haciendo con..".

Lo siguiente que Sirius supo fue que estaba aplastado contra el interior del APC, el peso de uno de sus compañeros de equipo presionando contra él, su audición zumbaba por algún tipo de explosión.

Los hombres a su alrededor lucharon por recuperar su sentido del equilibrio, con una expresión de asombro sin comprender en muchas de sus caras. Empujando al otro soldado de encima a un lado, Sirius se sintió tranquilo al darse cuenta de que su vehículo al menos todavía estaba en el camino correcto, y se inclinó para mirar por las ventanillas laterales. Al otro represor no le había ido tan bien; ahora era poco más que un desastre en llamas, su casco completamente envuelto en llamas.

Sin tiempo para detenerse en lo que acababa de ocurrirle a sus compañeros ejecutores, el Arbitres se tambaleó hacia el compartimiento del conductor, gritando en el oído del hombre para intentar ser escuchado. '¡Sácanos de aquí!'

"¡No puedo!" El conductor, Denlen, luchó con los controles. "La cadena delantera está rota, ella no se moverá".

Sirius maldijo en voz alta, mientras el sonido del fuego de armas pequeñas sacudía su vehículo. Mirando por la escotilla delantera agrietada, no le llevó mucho tiempo detectar la pila de hab desde la que estaban siendo disparados.

"No deseo predicarle al confesor aquí, señor", dijo Denlen mientras se volvía hacia Sirius y señalaba al destrozado Represor. "Pero no quiero estar aquí cuando recarguen lo que sea que haya hecho".

Sirius se volvió hacia el resto del equipo, con alarma aparente en su voz. '¡Todo el mundo fuera de aqui ahora!'


"Si vamos a reparar esa cadena, primero tenemos que limpiarla", pensó Sirius en voz alta.

‘¿Qué hay de esas personas allá atrás? Si lo que hemos estado escuchando acerca de estas mutaciones rampantes entre los refugiados es cierto, no podemos dejarlos ir ", habló uno de los otros Arbitres, Jovah.

"¿Y cómo vamos a hacer eso?", Espetó el Arbitres. "Solo hay un puñado de nosotros".

"Ni siquiera sabemos por qué todas estas personas están viniendo aquí". Yhern luchó para hablar a través de su lesión, inmediatamente estalló en un ataque de tos después de lograr pronunciar las palabras.

"Escuché cosas en el vocoemisor, fragmentos de intercepciones de las tripulaciones de los aterrizadores", Denlen habló pensativamente, el grupo giró para mirarlo. "Algo sobre una vasta negrura, un vacío". Señaló hacia el cielo. 'Allí afuera.'

"¿Crees que vas a obtener algo de sentido de esas personas?" Jovah sonrió. ‘Viste el estado en el que se encontraban, apenas sabían dónde estaban. Probablemente sean herejes ".

"También había algo más". El tono de Denlen se había vuelto sombrío. "Los otros equipos informaron haber visto algunas cosas extrañas entre algunos de los escapados".

Sirius miró a los ejecutores con frialdad. No era el momento para que ninguno de ellos comenzara a reírse bajo la presión. 'Mantenerlo unido. Ofrezca una oración si es necesario. Vamos a limpiar este edificio, arreglar nuestro Represor y luego descubrir qué está sucediendo en nombre del Emperador ".


Los miembros aptos del equipo se movieron rápidamente a través del bloque habitacional abandonado, subiendo la escalera hacia los pisos de donde habia llegado el fuego. En el camino encontraron resistencia esporádica; evidentemente, algunos de los civiles que escaparon habían logrado escabullirse algunas armas básicas más allá de los controles de seguridad antes de desaparecer en la población local.

Al llegar al piso superior del edificio, Denlen, cuyos nervios se habían vuelto cada vez más tensos, comenzó a murmurar entre dientes, atrayendo miradas preocupadas del resto del equipo.

"¿No escuchas eso?", Dijo finalmente.

"Mantenga el ruido al mínimo", susurró Sirius con dureza.

"Puedo escuchar su voz", continuó Denlen, sus ojos moviéndose de un lado a otro entre los otros Arbitres, en busca de validación. "Tan fácilmente como cualquiera de los suyos".

Sirius estaba cada vez más frustrado con el ejecutor. Las pruebas del día lo hicieron sentir como si algo estuviera arrasando su cerebro, y las divagaciones de Denlen estaban avivando los fuegos del temor supersticioso dentro del pecho de Sirius. ¿Qué pasaría si los refugiados hubieran traído algún tipo de brujería con ellos a Mesmoch?

"Juro por el Trono, Denlen, que si no te callas, te noquearé", dijo, mirando al hombre.


"Ella dice que no deberíamos estar aquí", fue todo lo que Denlen respondió, con los ojos vidriosos y desenfocados.

Sirius sacudió la cabeza con disgusto, señalando a los demás. 'Venga.'


El grupo avanzó por el corredor en ruinas, sus movimientos apretados y sincronizados entre sí. Pequeñas habitaciones conducían a ambos lados, que revisaron y despejaron a medida que avanzaban, siguiendo el pasillo hacia abajo mientras se alimentaba en un solo gran espacio.

Sentada en el medio de la habitación, acunando las rodillas contra su cuerpo había una mujer joven. Sirius la observó mientras el resto de su equipo revisaba las esquinas. Por lo que podía ver, la frágil criatura cubierta de harapos estaba desarmada. Al no ver una amenaza aparente, permitió que su arma bajara.

Uno de los otros ejecutores colgó su escopeta detrás de él y se acercó a ella, con una mano abierta invitándola. "Va a estar bien, puedes confiar en mí".

La niña levantó la vista lentamente, sus grandes ojos haciendo contacto con el hombre antes de ver al resto de su grupo. Vacilante, ella se puso de pie, y el compañero de equipo de Sirius dio otro paso adelante.

"¿Dónde está el lanzador de misiles?", La voz de Denlen tembló.

La paciencia de Sirius se estaba agotando con el hombre, y lo miró de reojo. '¿Qué?'

"El lanzador de misiles". Los ojos del hombre eran desconcertantemente brillantes, casi enloquecidos. ‘El que hizo explotar todo el equipo de Lere. No hemos encontrado uno. El arma de Denlen todavía estaba apuntada a la niña, sus brazos temblando visiblemente. "Y ella es todo lo que queda".

"Tranquilízate", gruñó Sirius, pero cuando volvió su mirada hacia la mujer, incluso podía sentir que algo había cambiado, y ahora sus instintos gritaban de brujería.

¿Se veía tan pequeña y débil como antes? Ella lo miró con calma mientras se quitaba el pelo de la cara. ¿Había algo más allí, detrás de esos ojos? El Arbitres había pasado años aprendiendo a leer personas. Una y otra vez descubrió que escuchar las tripas era la mejor manera de mantenerse con vida, y, sin embargo, las cosas en ese momento comenzaban a sentirse mal para él.

Esos ojos, trató de separarse de ellos, pero se clavaron en él, el peso de su escopeta parecía crecer con cada momento que pasaba.

"Ella dijo que no viniera". La voz de Denlen sonó distante y apagada.

Sirius se dio cuenta, con extraña sorpresa, que la niña no parpadeaba. ¿Por qué no estaba parpadeando? El hombre frente a él extendió la mano para tocarla, y una sonrisa se formó en la cara de la niña.

El Arbitres trató de moverse, trató de gritar una advertencia, pero se sintió como si estuviera atado, su cuerpo encadenado, su boca amordazada.

Denlen gritó. Los ojos de la joven brillaron con una repentina luz de bruja. Todo explotó en una llama verde brillante.


Cuando Sirius volvió, su cuerpo dolía. El Arbitres luchó por respirar, sus pulmones crujieron bajo la tensión y su brazo izquierdo se negó a trabajar. Al abrir los ojos, su cerebro luchó por asimilar lo que estaba viendo. Toda la pared trasera del edificio había sido volada, la ciudad y la jungla circundante eran claramente visibles a través del agujero abierto. Llamas verdes enfermizas ardieron alrededor de lo que quedaba de la estructura, y todo lo que quedó de su equipo fue una serie de cadáveres carbonizados.

Poniéndose de pie con su buena mano, se tambaleó hacia adelante, pero no pudo encontrar ninguna señal de la bruja. Se giró ante el sonido de disparos desde el exterior, apenas manteniendo el equilibrio en el proceso. Fue solo entonces que pudo ver toda la confusión que había envuelto la ciudad de abajo.

Desde su posición privilegiada, el Arbitres podía ver más de los barcos de refugiados en tierra, sus cascos viejos y devastados repartidos por la ciudad y enclavados en la periferia de la jungla. Sumadolos todos, la cantidad de ellos era asombrosa, y, mientras los disparos y las explosiones resonaron desde los bloques de viviendas que rodeaban a muchos de los buques de estos evacuados, Sirius sabía que la situación ya había escalado más allá de su control.

No había forma de que sus fuerzas, o las de su gobernador ineficaz, mantuvieran el orden frente a una afluencia masiva de personas. No importa lo que hizo, Mesmoch estaba condenado a ahogarse bajo el peso de todo.

El Arbitres se arrodilló, suplicando desesperadamente la única fuente de salvación que conocía por ayuda. "Santo Dios Emperador, te lo ruego, escucha a tu sirviente en esta hora de necesidad". Sirius sintió que el peso en su corazón comenzaba a aligerarse. ‘No sé la causa de este éxodo, no sé qué fuerza maligna está atacando tu creación divina. Pero te lo ruego, por favor calma estas aguas, da orden a este caos y paz a tu congregación ".

Cuando abrió los ojos y miró la destrucción más allá, algo le dijo al Arbitres que su oración no quedaría sin respuesta.